Se tirotearon a sólo tres metros de distancia