La crisis de la seguridad: los raptos no se detienen. Secuestran a un joven de La Horqueta