Verdades a medias. Seguir famosos en Twitter es mala idea