Semana Santa: miles de argentinos llegaron a Chile para hacer compras y pasear

La espera en la cordillera era de máximo 20 minutos; un buen flujo de turistas pudo ingresar a Chile antes de las ocho de la mañana
Semana Santa: miles de argentinos llegaron a Chile para hacer compras y pasear
Semana Santa: miles de argentinos llegaron a Chile para hacer compras y pasear Fuente: Archivo
La espera en la cordillera era de máximo 20 minutos; un buen flujo de turistas pudo ingresar a Chile antes de las ocho de la mañana
Federico Grunewald
(0)
13 de abril de 2017  • 14:42

SANTIAGO DE CHILE.- Hasta el mediodía de hoy, al menos 60 colectivos habían pasado por el paso fronterizo Los Libertadores rumbo al fin de semana largo en Chile. A diferencia del verano, el destino ya no es la playa, sino Santiago, en la Región Metropolitana, los viñedos cercanos a Viña del Mar y San Antonio y también el valle del Elqui, en la Cuarta Región, de la capital hacia el norte.

La espera en la cordillera era de máximo 20 minutos y, gracias al plan de contingencia y al trabajo nocturno a máxima capacidad, un buen flujo de turistas pudo ingresar a Chile antes de las ocho de la mañana. En la misma festividad, el 2016 llegaron 37.415 personas por esta vía, contanto 9108 vehículos. Los agentes de fronteras esperan que el aumento sea de 40%, siguiendo la tendencia proyectada para el 2017 y en ningún caso menor a los 55 mil visitantes. En la aerolínea Sky, por ejemplo, se vendieron 20% más de tickets que el año pasado en el tramo Buenos Aires-Santiago para el feriado de Semana Santa.

Entre los turistas que espera Chile, se ha detectado que hay muchos colectivos provenientes de Uruguay, donde tienen cinco días festivos, incluyendo el lunes. Los chilenos, en tanto, prefieren salir de Santiago a provincias, dejando la capital semivacía, y eso se puede palpar ya en los aeropuertos: se esperan 130 mil desplazamientos aéreos, cifra inédita para esta festividad en Chile.

Al ser un fin de semana con carácter religioso y que los chilenos aprovechan para festejar en familia y conmemorar rituales, son varios los comerciantes que prefieren dar libres a sus empelados y no abrir sus tiendas. Un caso es el de los malls (shoppings) de Santiago, que mañana, por ser viernes Viernes Santo, solo tendrán abiertos los cines y los restaurantes. Sin embargo, los dueños de locales esperan que el turishopping vuelva a ser la estrella en este feriado. Las autoridades de Comercio y de Turismo coinciden en que la ropa y la tecnología continuará marcando la preferencia de los compradores argentinos.

Fuera de los grandes centros comerciales, hay muchos que eligieron conocer la ciudad. Alicia y Alejandro, ambos de Buenos Aires, cuentan en un Starbucks de la comuna de Providencia que "vinimos a casa de amigos el fin de semana y no al tema de compras".

Más hacia el centro de Santiago, Ricardo y Virginia, de Rosario, se declaran encantados con la belleza del lugar. Antes sólo vinieron a Viña del Mar y ahora están descubriendo los rincones de la capital y para hacerlo con tranquilidad llegaron el miércoles.

Mario Cavalla, director de Santiago a Pata y uno de los mejores conocedores de la ciudad, cuenta que las compras no son un problema aunque los malls estén cerrados. "El Barrio Franklin no conoce los feriados", dice y recomienda algunos imperdibles para comer, como La Comedoría, el Frank Burgers, las parrilladas El Llano, La Picada de Jaime y, para comprar cachureos, antigüedades, ropa e insumos computacionales, están los numerosos mercados persas del sector.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.