Senadores radicales impulsan un nuevo texto para la unión civil

Esta tarde intentarán reencauzar el debate en el Parlamento para que se pueda lograr un consenso
Gustavo Ybarra
(0)
13 de julio de 2010  

La conducción del bloque radical comenzó a explorar ayer en el Senado un camino que permita quitar al matrimonio entre personas del mismo sexo de la disputa política en que se ha convertido a partir de la guerra de declaraciones entre la cúpula de la Iglesia Católica y el Poder Ejecutivo nacional.

El acuerdo consistiría en modificar el proyecto aprobado por la Cámara de Diputados cuando se discuta en particular sobre la base de un texto que reúna consenso suficiente tanto en los sectores que apoyan el matrimonio gay como entre los que lo rechazan.

El camino que intenta explorar el jefe de ese bloque, Gerardo Morales (Jujuy), es el de la unión civil, aunque no se tratará del dictamen aprobado por la Comisión de Legislación General hace una semana.

Ese dictamen sería invalidado en la reunión de Labor Parlamentaria prevista para esta tarde, en la que los presidentes de todos los bloques del Senado fijarán, además, la hora de comienzo de la sesión prevista para mañana.

A la misma hora, la comunidad católica realizará un nuevo acto frente al palacio legislativo para mostrar su rechazo a la boda gay.

La idea que manejan algunos senadores radicales consiste en crear la figura de la unión civil en el Código Civil con los mismos derechos que el matrimonio, en particular los de la adopción y de la inseminación artificial, prohibidos en el despacho de la comisión.

En el caso de que ese texto no llegase a estar redactado para mañana, una posibilidad sería aprobar en general el proyecto de la Cámara de Diputados y postergar luego por dos semanas su debate en particular, es decir artículo por artículo.

El acuerdo

Por lo pronto, la búsqueda de ese acuerdo comenzó a discutirse ayer en el seno de la propia bancada radical de la Cámara alta, entre cuyos miembros el rechazo a la boda entre homosexuales es mayoritario, y podría alcanzar a otros senadores del arco no kirchnerista, como la porteña María Eugenia Estenssoro.

El acuerdo no incluye, por el momento, al bloque kirchnerista, que todavía mantiene su política de buscar votos entre sus legisladores para sancionar el proyecto que viene de Diputados.

Ayer hubo otra muestra de esa estrategia, cuando la oficialista Teresita Quintela (La Rioja) se manifestó en contra del matrimonio homosexual, pero dijo que iba a votar el proyecto "pensando en los intereses" de su provincia, cuyo gobernador, Luis Beder Herrera, es kirchnerista.

Según las cifras que maneja Miguel Pichetto (Río Negro), presidente de la bancada oficialista, el apoyo al matrimonio homosexual tendría entre 34 y 35 votos, mientras que el rechazo llegaría a 31 gracias a que muchos oficialistas más el riojano Carlos Menem, que se oponen a la boda gay, se ausentarían a la hora de la votación para que haya menos votos negativos. Sin embargo, en el número que maneja el kirchnerismo reside la fuerza de la conducción radical para forzar un acuerdo que permita sacar el debate del matrimonio entre homosexuales de la puja política.

Estrategia

Es que sin los votos de los cuatros radicales (Morales, Ernesto Sanz, Alfredo Martínez y Eugenio Artaza) ni el de Estenssoro, el oficialismo se quedaría sin esa mayoría y podría verse obligado a negociar si no quiere que el proyecto fracase en el Senado.

La estrategia radical se completaría sumando al acuerdo a los 18 diputados de la UCR que apoyaron el matrimonio homosexual cuando fue aprobado por la Cámara baja en los primeros días de mayo.

Sin esos votos, la Cámara baja no podría insistir en su sanción cuando el texto vuelva modificado en segunda revisión, ya que el proyecto fue aprobado en Diputados por una luz de apenas 16 votos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.