Serán legítimas desde mañana las uniones de hecho

(0)
20 de mayo de 2003  

A partir de mañana, cuando la ley de uniones civiles aparezca publicada en el Boletín Oficial, las parejas homosexuales y heterosexuales de hecho podrán tener algunos de los beneficios de un matrimonio legalmente constituido, como la inscripción en las prepagas y en las obras sociales.

La norma, sancionada el 13 de diciembre pasado, fue resistida por varios legisladores y por la Iglesia Católica, que posteriormente pidió al jefe de gobierno, Aníbal Ibarra, el veto de la ley.

Aquella sesión se recuerda por la enorme presión que ejercieron sobre los diputados porteños las organizaciones de homosexuales, que coparon el recinto de Perú 130.

La entrada en vigor de la ley fue anunciada ayer por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que reglamentó la norma y creó un registro en el que las parejas podrán inscribirse.

Los interesados en establecerse bajo la nueva figura legal deberán acercarse a los registros civiles de la ciudad y llenar un formulario con su partida de casamiento, si son casados; testimonio de divorcio, en caso de ser divorciados, o certificados de descendencia común.

Así, la ciudad se convierte en la primera de América latina en contar con esta ley. "En algunas ciudades de Río Negro también se está preparando una legislación parecida", destacó el legislador Roque Bellomo, del Frente Grande, autor de la iniciativa.

El decreto que aprueba la reglamentación fija un plazo máximo de 60 días corridos, desde la publicación de la norma en el Boletín Oficial, para la puesta en funcionamiento del Registro Público de Uniones Civiles.

La constitución de la unión, al igual que su disolución, será formalizada con la intervención de un oficial público. Los dos solicitantes deben acreditar domicilio en la ciudad de Buenos Aires con por lo menos dos años de anterioridad.

En el acto de constitución será obligatoria la presencia de dos testigos que den fe de ausencia de impedimentos por parte de los interesados en inscribir la unión civil. En el caso de que sólo uno de los dos acredite domicilio en la ciudad, será necesario la declaración de dos testigos que acrediten que los integrantes de la unión han convivido en una relación de afectividad estable y pública por un período mínimo de dos años.

El Registro Público de Uniones Civiles funcionará en el ámbito del Registro Civil y Capacidad de las Personas de la ciudad de Buenos Aires y tendrá como función inscribir la unión civil a solicitud de ambos integrantes, como también su disolución, según informó el Gobierno de la Ciudad.

El director general del Registro Civil porteño, Félix Pelliza, informó que "el jefe de gobierno ha firmado la reglamentación de la ley de uniones civiles y este Registro Civil será el encargado de formalizar la unión".

La entrada en vigor de la norma se hará efectiva a partir de mañana, cuando aparezca publicada en el Boletín Oficial.

Los mismos derechos

A partir de la reglamentación de la ley, las parejas podrán tener derecho a compartir la misma cobertura de obra social o, en caso de que uno de ellos sea internado en un hospital, su pareja podrá quedarse y realizar trámites como pariente directo.

También la ley prevé que, en caso de ser empleado público, la persona podrá pedir licencia en caso de enfermedad o maternidad de su pareja, así sea ésta del mismo sexo.

División de bienes

Bellomo aclaró que la ley no reglamenta los casos de aquellas parejas que reclamen una herencia por fallecimiento de uno de sus integrantes ni, en el caso de separaciones, tampoco especifica cómo establecer la división de bienes.

El autor de la ley original remarcó: "En el articulado no surge en ningún momento colisión con las normas que regulan el derecho de familia, cuestiones que son exclusivas de la legislación nacional.

"Lo único que se intenta reglamentar son temas directamente relacionados con las conquistas de tipo social y laboral, en el ámbito exclusivo de la ciudad de Buenos Aires, haciendo efectivos los derechos establecidos por las leyes que dicta la Constitución porteña."

Pedido de homosexuales

La Comunidad Homosexual Argentina (CHA) fue una de las tantas organizaciones no gubernamentales que impulsaron la sanción de la ley, a partir de la necesidad de muchas parejas homosexuales de hecho que no tenían acceso a la obra social de su pareja.

Este registro de uniones civiles alcanzará también a aquellas parejas de hecho heterosexuales que no gozan del beneficio del matrimonio ante la ley.

Justamente esta equiparación fue la que trajo tantas dudas a los legisladores, que luego de más de 14 horas de tratamiento dio la sanción de la norma en una maratónica sesión efectuada en diciembre último.

Según pudo saber LA NACION ayer, en principio sólo se habilitará la sede central del Registro Civil para la inscripción de uniones civiles.

Según la demanda, se podrían habilitar otros tres lugares que contribuyan a cubrir las diferentes zonas de la ciudad.

Veto de Ibarra

  • El 13 de diciembre último la Legislatura de la Ciudad fue el blanco de un sinfín de presiones por parte de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), cuyos integrantes resistieron las 14 horas de sesión. Al día siguiente, las repercusiones por parte de la Iglesia Católica y de grupos laicos se hicieron sentir. Hasta llegaron a pedir el veto por parte del jefe de gobierno, Aníbal Ibarra.
  • Distintas reacciones

    Opiniones contrarias y otras favorables generó ayer la reglamentación de la ley de unión civil. Uno de los que expresaron sus críticas fue el legislador porteño de la Ucedé Julio Crespo Campos. "Siempre estuvimos en contra porque su aspecto legal es equivocado. Estas supuestas uniones civiles no se pueden equiparar con el matrimonio -dijo-. La Legislatura no tiene atribuciones constitucionales para votar una proyecto de esta naturaleza."

    El legislador de Recrear para el Crecimiento Jorge Enríquez sostuvo que "es una ley absolutamente inoportuna porque en el país hay otros problemas más importantes. No es el momento de importar normas sofisticadas de naciones nórdicas en las que las necesidades básicas están satisfechas".

    El director del Registro Civil porteño, Félix Pelliza, en cambio, afirmó que "es imposible estar en contra de un instituto jurídico nuevo que proporciona derechos para distintas personas, tanto heterosexuales como homosexuales. Es una herramienta más que permitirá obtener nuevos derechos como, por ejemplo, el de acompañar a una persona en terapia intensiva", expresó.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.