Siete condenados por la venta ilegal callejera

Dos personas deberán hacer tareas comunitarias; más operativos
Dos personas deberán hacer tareas comunitarias; más operativos
Laura Rocha
(0)
28 de octubre de 2011  

La justicia porteña condenó a siete personas a pagar multas de hasta 5000 pesos y a otras dos a realizar tareas comunitarias por integrar una organización que vendía mercadería falsificada en diferentes zonas de la ciudad, informaron ayer a LA NACION fuentes judiciales.

Las sentencias fueron dictadas por los jueces en lo Penal Contravencional y de Faltas porteños Carlos Aostry y Susana Parada, que tramitaron dos causas paralelas tras realizar, en julio pasado, una serie de allanamientos en los que decomisaron 100.000 productos ilegales que eran vendidos en la peatonal Florida y en el barrio de Pompeya, en la Capital.

Dos de los condenados también fueron inhabilitados por dos años para "desarrollar cualquier tipo de empleo, profesión, servicios y/o actividades vinculadas con el uso del espacio público mediante la realización de actividades lucrativas y/o comerciales, que sean o deban ser dependientes de una autorización, permiso, licencia o habilitación de autoridad competente".

Los magistrados consideraron que los acusados violaron el artículo 83 del Código Contravencional, que establece penas para quienes organizan actividades lucrativas no autorizadas en el espacio público, en volúmenes y modalidades similares a las del comercio establecido.

La investigación del caso estuvo a cargo de la fiscal Verónica Guagnino, quien meses atrás ordenó la realización de ocho allanamientos en locales ubicados en la peatonal Florida y en Pompeya, desde donde se proveía la mercadería para la venta ambulante.

Según informó el Ministerio Público Fiscal, "durante la etapa de investigación se pudo detectar el funcionamiento de dos organizaciones que dieron lugar a ocho allanamientos donde se secuestraron 100.000 objetos y productos [correspondientes a los rubros indumentaria, calzado, marroquinería, juguetería, perfumería y cosméticos, óptica, insumos de computación, blanquería, mantelería y cortinas, accesorios de telefonía, regalería, DVD y CD, muchos de los cuales eran falsificaciones de sus similares de marcas reconocidas]".

Investigación

Los operativos, que incluyeron un seguimiento, estuvieron a cargo de la Policía Metropolitana, cuyos agentes se enfrentaron con los vendedores en el centro porteño.

Toda la mercadería secuestrada fue valuada en un millón de pesos, estimándose que las ganancias obtenidas con su comercialización equivalen a un tercio de ese valor. Según se detalló ayer, la Justicia ordenó su decomiso.

"Lo más importante es lograr desbaratar redes y organizaciones, no la persecución de los artesanos, cuyo accionar no infringe el Código Contravencional de la ciudad", indicó mediante un comunicado el ministerio.

El trámite procesal continuará ahora en la justicia de instrucción y en la justicia federal, donde se investigará la infracción de la ley de marcas y de propiedad intelectual.

Allanamiento

En tanto, ayer, la Policía Metropolitana realizó un operativo en el centro de la ciudad en el que allanó un piso desde donde operaba el sitio de Internet de venta de películas Edsullivan, donde presuntamente se copiaban films de modo ilegal.

"En el lugar se encontraron 16.000 másters de títulos cinematográficos y un total de más de 50.000 copias [todavía no hay números finales]. Había además 30 torres de grabación, donde replicaban el material que luego distribuían a domicilios particulares utilizando la modalidad de delivery. Había siete personas trabajando en el lugar, que por disposición de la Justicia fueron identificadas, pero no se realizaron detenciones", se informó oficialmente.

La empresa de alquiler de video Blockbuster, que ya no opera en el país, había denunciado a Edsullivan por competencia desleal ante la Unión Argentina de Videoeditores e Interpol.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.