El drama castiga al Chaco. Sin nada para hipotecar