Sin saberlo, aplaudieron su muerte