Sobreseyeron a los rugbiers mendocinos acusados de una violación grupal

La Justicia mendocina determinó que los jóvenes no tienen responsabilidad penal de lo ocurrido durante la noche en la que festejaban el campeonato obtenido en Paraná
La Justicia mendocina determinó que los jóvenes no tienen responsabilidad penal de lo ocurrido durante la noche en la que festejaban el campeonato obtenido en Paraná Crédito: Gentileza Los Andes
Pablo Mannino
(0)
12 de mayo de 2018  • 21:52

La Justicia mendocina sobreseyó a los rugbiers mendocinos acusados de violar a una joven de 25 años durante una fiesta en Chacras de Coria, Luján de Cuyo en diciembre del 2016.

Así lo dispuso el magistrado de Garantías, David Mangiafico, por lo que los deportistas de la Unión de Rugby de Cuyo quedaron desligados de la controversial causa, luego de una audiencia de más de cinco horas realizada el viernes donde se dictaminó la absolución "lisa y llana". Se trata de Sebastián Vanín, Ignacio Ceschín, Enzo Falaschi e Ignacio Biffi, quienes habían sido imputados por abuso sexual agravado, además de José Hervida, el manager del equipo, por abuso sexual simple.

En junio del año pasado, Mangiafico había rechazado el sobreseimiento de los jugadores, a pedido de la querella, en manos del abogado Lucas Lecour, quien ha sido muy crítico del accionar del fiscal Hernán Ríos durante todo el proceso, sobre todo por no haber entrevistado a la víctima. Sin embargo, ahora el juez, tras analizar diferentes pruebas, finalmente determinó que los jóvenes no tienen responsabilidad penal de lo ocurrido la noche en la que festejaban el campeonato obtenido en Paraná, Entre Ríos. Los argumentos del juez serán dados a conocer la semana próxima en una audiencia oral.

El fiscal, durante todo la instancia investigativa consideró que no existían indicios claros como para mantener la acusación de abuso sexual contra los cuatro jugadores y el manager de la selección local de rugby. Es más, en marzo del año pasado, ya se había desligado a otros dos compañeros del equipo, Ezequiel Pelaia y Maximiliano Filizzola.

El funcionario judicial entendió que a pesar de haberse encontrado material genético (semen) en la ropa de la joven no existe prueba objetiva para suponer que ha sido víctima de una violación. Asimismo, como no se pudo determinar si la mujer fue alcoholizada o drogada tampoco se pudo comprobar si prestó su consentimiento o no para el acto. En la denuncia, la mujer dijo no recordar nada de lo ocurrido; su exposición ante las autoridades fue luego de que dos amigas le comentaran lo que había ocurrido la noche del 22 de diciembre.

Las muestras de semen halladas en las prendas de la chica correspondían a dos de los acusados, Ignacio Ceschín y Sebastián Vanín. El rugbier Ceschín es el único que reconoció haber mantenido contacto sexual con la joven, aunque dijo que fue con el consentimiento de ella. A su vez, los análisis posteriores indicaron que no se detectaron evidencias de violencia ni lesiones genitales, así como no se halló la presencia de alguna droga amnésica. Durante el proceso, para mantenerse en libertad, los jóvenes habían pagado una fianza de 150 mil pesos cada uno.

Conforme a los criterios de

Más información

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.