Solá analizó con autoridades bonaerenses la muerte de policías

Según trascendió, a la plana mayor de la fuerza de seguridad le llama la atención la simultaneidad de hechos
(0)
6 de mayo de 2003  • 18:48

Ante los últimos asesinatos de policías en la provincia de Buenos Aires, el gobernador Felipe Solá se reunió con su ministro de Seguridad, Juan Pablo Cafiero; el titular de la Policía Bonaerense, comisario general Alberto Sobrado, y los jefes de las 18 departamentales del distrito, porque las autoridades no descartan que esos hechos intenten provocar "temor" y sensación de "debilidad".

"No se descarta que hechos como los ocurridos en las últimas 24 horas tengan alguna intencionalidad de provocar mayor temor en la sociedad y plantear supuestos síntomas de debilidad en el sector político e incluso dentro de la propia fuerza" policial, dijeron fuentes de la gobernación.

En ese sentido, las autoridades denotaron su "extrañeza" por la simultaneidad de casos ocurridos en el ámbito provincial, y especialmente en el conurbano, con policías como víctimas, agregaron las fuentes.

El alerta del gobierno bonaerense y la policía obedece a los asesinatos de cuatro efectivos (uno de la Bonaerense y tres de la Federal) ocurridos entre las 19 de ayer y el mediodía de hoy en Lobos, Villa Pineral, Moreno y Los Polvorines.

En los primeros cinco meses del año asciende a 18 la cantidad de efectivos de la Policía Bonaerense, entre retirados y en actividad, asesinados por delincuentes.

Solá pidió a funcionarios y autoridades policiales una evaluación de la situación referida a los ilícitos en los que son víctimas uniformados y solicitó que se tomen urgentemente las medidas necesarias tendientes a evitar ese tipo de casos, agregaron los informantes.

El gobernador, quien días atrás ya se había reunido con la cúpula policial, dispuso realizar este tipo de encuentros en forma semanal para "seguir pormenorizadamente el desarrollo de los acontecimientos ante la sospecha de que el asesinato de policías forme parte una constante delictual", se explicó.

Y dispuso que en las sucesivas reuniones participen también los jefes de las Departamentales.

"Hay preocupación del gobernador por los hechos, llamó mucho la atención y causó extrañeza la casi simultaneidad y que las víctimas fueran efectivos policiales", insistieron las fuentes.

Días pasados el mandatario provincial advirtió que la inseguridad "es tomada como un tema de campaña electoral cotidiana y bastardeada como política de Estado", y denunció que quienes lo hacen "son unos irresponsables que no saben nada y quieren aprovechar el crimen" para sus fines políticos.

Fuente: DyN

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.