Solución de emergencia por la basura

Los municipios del Sur descargarán sus residuos en González Catán y en San Martín
(0)
22 de mayo de 2003  

Tras varios días de conflicto entre los municipios del sur de la provincia de Buenos Aires y la Ceamse se llegó ayer a una solución de emergencia.

"Habrá una redistribución de la basura y la disposición final de los residuos se hará en los rellenos sanitarios de González Catán y de Zona Norte III de San Martín", según anunció a LA NACION Carlos Hurst, flamante titular del organismo integrado por la Ciudad de Buenos Aires y por la provincia homónima.

Ayer por la mañana, los intendentes de los municipios de Avellaneda, Quilmes, Berazategui, Lanús, Lomas de Zamora, Florencio Varela, Almirante Brown y Esteban Echeverría recibieron la notificación de la Ceamse de que sus residuos dejarán de enterrarse desde hoy en el relleno sanitario de Villa Dominico.

La basura que se recolecte en aquellas comunas pasará por la planta de transferencia que el organismo tiene en Pompeya, en la Capital, y desde allí serán transportados a los rellenos de González Catán y de San Martín.

"Se hará una redistribución en función de las capacidades de cada uno de los rellenos", continuó Hurst y destacó: "Se trata de una redistribución de emergencia hasta tanto se expida la Justicia en el caso Quilmes." Es que este municipio presentó una medida cautelar para que la basura de los restantes no se entierre allí. La alternativa -descartada por la Ceamse- era Ensenada, cuya comuna ya llamó a una consulta popular para saber si los habitantes están de acuerdo con que allí se depositen las 2000 toneladas diarias de basura que se generan en el sur del conurbano.

Mediano y largo plazo

"Somos respetuosos de las decisiones judiciales. Así tengamos una resolución favorable o desfavorable. Es por eso que estamos trabajando con vistas a un mediano y a un largo plazo", dijo Hurst a LA NACION.

El funcionario, que fue nombrado por el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, al frente del organismo, llegó para tratar de ordenar una situación que estalló el lunes último cuando el intendente de Avellaneda, Oscar Laborde, se puso al frente de una manifestación para que los camiones dejaran de volcar en el relleno de Villa Dominico.

Según Hurst, la política de la Ceamse, de ahora en más, será "abierta". "Estamos a disposición de todos, hemos abierto las puertas para que la comunidad se comunique con nosotros. De ninguna manera se está planteando esto como una solución definitiva. A partir de mañana (por hoy) se pidieron reuniones con los intendentes y también con asociaciones comunitarias. Al llegar a la presidencia, asumí esta responsabilidad con la decisión de encontrar una salida al conflicto", aseguró.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.