Experiencia ADN. Sombras y títeres, a escena