Son 350 las familias aisladas en Córdoba

Por anegamientos en la región norte
(0)
5 de mayo de 2003  

CORDOBA.- Con unas 350 familias aisladas por el agua y varios parajes y localidades inundados, el norte provincial también padece las consecuencias de las intensas lluvias caídas en los últimos días. Aquí, como también ocurrió en Santa Fe, lo más grave está por venir.

Es que a las inundaciones registradas en los departamentos de Tulumba y Río Seco (en el norte de la provincia), donde hay pueblos completamente rodeados por el agua, se suman el crecimiento lento pero incesante de la laguna Mar Chiquita y su avance sobre la ciudad de Miramar (en el departamento de San Justo, a 200 kilómetros de esta capital). Allí, más de un centenar de personas ha debido abandonar su casa.

Superó el pico máximo

El nivel de la laguna ya superó en 20 centímetros el pico máximo registrado en 1985, cuando 37 manzanas del pueblo quedaron bajo el agua.

Y, según estudios realizados por la Universidad Nacional de Córdoba, en los próximos 90 días la cota puede crecer otros 20 o 30 centímetros, ya que recibirá el también crecido caudal del río Dulce. Eso implica que el agua avanzará sobre zonas densamente pobladas y obligará a evacuar a varias decenas de familias más.

"La laguna viene creciendo en forma constante desde hace dos años, pero en los últimos 15 días superó su pico máximo.

A su vez, se espera que en los próximos días reciba todo el caudal de la cuenca, que también se incrementó por las intensas lluvias registradas.

"Eso hace prever que se vienen meses muy difíciles para Miramar. Y lo más grave es que, por el momento, no existe una solución definitiva a este problema", aseguró a LA NACION el intendente del pueblo, Raúl Castellino.

Todos contra el agua

Ante ese pronóstico, a estas horas los 2000 habitantes de Miramar se turnan para realizar tareas de vallado en la costa de Mar Chiquita, destinadas a contener el avance del agua.

Las olas de la laguna, que se agitan al compás del temido viento norte, ya avanzaron sobre el barrio "105 viviendas", copando unas 40 casas de esa urbanización.

Aunque no se teme un aislamiento completo del pueblo, se estima que el persistente avance de la laguna obligará a las familias a seguir autoevacuándose, ocupando la mayoría de los hoteles y hospedajes del pueblo, que, según el intendente, "estarán colmados hasta fin de año".

En tanto, se incrementaron las tareas de asistencia a los inundados de los departamentos de Río Seco y Tulumba.

En ellos, el agua anegó localidades y parajes como La Rinconada, Los Hoyos, Pozo del Simbol, Pozo de la Olla, Campo Alegre, Isla Verde, Los Pozos e Isla Larga.

Según informó a LA NACION el titular de la Dirección de Defensa Civil provincial, Alberto Devoto, las 350 familias que permanecen aisladas en esa zona reciben asistencia del gobierno desde los dos centros operativos montados en Sebastián Elcano y Las Arrias, donde los caminos todavía están transitables.

Desde allí los inundados reciben vía aérea -por medio de helicópteros- alimentos, pañales, frazadas y calzado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.