Suman ayuda para los huérfanos del sida

Con una función a beneficio y un convenio
Cynthia Palacios
(0)
19 de mayo de 2003  

Una función a beneficio y un auspicioso convenio aportaron su granito. La Asociación Civil Alfonso Farías sigue sumando voluntades.

Todo lo hicieron a pulmón y tienen experiencia en la unión de colaboraciones. El objetivo es abrir las puertas de la Casa Vela, la primera para niños huérfanos de familias HIV positivo, es decir, el hogar para chicos a los que el sida dejó huérfanos.

Cada año organizan la maratón 2kmxSida. Con lo recaudado en las últimas tres ediciones compraron la antigua casona de la calle Monteagudo al 200, en Parque de los Patricios. Ahora tienen que equiparla.

La ubicación de la casa tiene su porqué. Hace cinco años, cuando los jóvenes de Alfonso Farías se reunieron con ganas de hacer algo por los huérfanos del sida, en Parque de los Patricios se daban los índices más altos de HIV positivo de la ciudad. En el barrio funcionan el hospital Muñiz y la Maternidad Sardá, donde se atiende a la mayoría de los pacientes.

La cantidad de chicos que quedaban desamparados a causa del sida, que debían vivir con sus abuelos o parientes, los conmovió.

Una luz de esperanza

El nombre de la casa también tiene una causa. Se llama Casa Vela por dos motivos. "Tiene un significado simbólico -explica Fabio Pirolo, el presidente de la asociación-, porque vemos una luz de esperanza, que es lo que necesitan estos chicos, y porque sabemos que nuestro compromiso es velar por ellos."

Aunque el cumpleaños era de otro, el viernes último recibieron un regalo. El Varieté del teatro-bar El Farabute festejó su cuarto año de funciones con una presentación a beneficio de Casa Vela.

También consiguieron que el recorte de la producción de las industrias gráficas sea donado a Casa Vela.

La Federación Argentina de Industrias Gráficas (Faiga) y la firma Insuprint SRL rubricaron la semana pasada un acuerdo por el cual se comprometen a donar a Casa Vela los sobrantes de papel de sus imprentas asociadas.

Un buen papel

De este modo, el recorte donado se transforma en un aporte de dinero que Insuprint, firma dedicada a la compra de recortes de papel, entregará para colaborar con el funcionamiento de lo que será el primer espacio en la ciudad de este tipo.

El reciclado y la refacción de la casa comenzó en agosto del año último y terminó en marzo de este año.

La Casa Vela nació como un espacio para niños de entre 3 y 12 años, huérfanos de familias HIV positivo. La idea es brindarles contención afectiva y psicológica, apoyo psicosocial a sus familiares, capacitación preventiva; formación artística, informática y apoyo escolar; satisfacción de las necesidades básicas y recreación.

Los voluntarios confían en la capacidad de transformación que tienen estos chicos. Si se los contiene y se los forma, creen que cada chico puede transformarse en un agente de prevención del HIV en su medio. La experiencia de vida que ellos tienen les da herramientas únicas para prevenir la enfermedad.

Suman voluntades, pero todavía les falta. Los que deseen colaborar con el equipamiento de la casa pueden llamar al 4803-0040 o escribir al mail casavela@alfonsofarias.com .

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.