El juicio político a Aníbal Ibarra. Telerman desestimó que las instituciones corrieran peligro