Temen la aparición de casos de hepatitis y de leptospirosis

Ya fueron vacunados 9975 afectados
Ángeles Castro
(0)
6 de mayo de 2003  

Pese a que considera que la emergencia sanitaria en Santa Fe fue "controlada" y que "lo peor ya pasó", el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, sostuvo ayer que aún preocupa a su cartera la posible expansión de enfermedades infecciosas transmisibles por el agua y por los animales.

En ese sentido, el funcionario -que permaneció en Santa Fe entre el martes último y anteayer y volverá allí hoy- explicó que durante los próximos días el equipo médico que el ministerio envió a la provincia trabajará en la prevención y el ataque de patologías como la hepatitis A, la diarrea y otros cuadros gastrointestinales, la leptospirosis y la rabia.

"Tampoco desestimamos la sucesión de accidentes relacionados con la inundación, como picaduras de ofidios y de escorpiones, quemaduras, cortes y electrocución", indicó a LA NACION la gerente de Vigilancia en Salud de la cartera sanitaria, la médica epidemióloga Zulma Ortiz.

Luego, la experta -que integra el gabinete de crisis conformado por González García para evaluar la situación santafecina- dijo que también serán monitoreados la salud mental de los afectados por los anegamientos y los episodios coronarios (anginas de pecho o infartos) que puedan sufrir. "Estos casos suelen aparecer en las dos semanas siguientes a una catástrofe, según nos indica la experiencia, como consecuencia del shock sufrido", señaló la funcionaria.

En cuanto a las afecciones respiratorias relacionados con la exposición a mojaduras y, de manera paralela, al clima fresco, el ministro de Salud coincidió con Ortiz en que la fase de mayor riesgo había concluido.

Médicos e insumos

Para desarrollar las tareas de vigilancia y asistencia médica, González García llegó el martes último a la capital santafecina con un equipo de 25 profesionales -epidemiólogos, expertos en catástrofes, en emergencia y en ingeniería sanitarias- y un cargamento de vacunas, medicamentos y frascos potabilizadores de agua.

"La distribución resultó exitosa. Llegamos a todos los centros de evacuados. Reconozco que puede existir mayor dificultad con las personas instaladas en los techos de sus casas, tanto por cuestiones de identificación como de acceso. Por otro lado, los medicamentos no pueden simplemente repartirse sin una receta médica, que esta gente no posee. Por eso, también organizamos atención médica ambulatoria en lanchas", relató el ministro.

Según informó el funcionario, ya fueron aplicadas a los evacuados 9975 dosis de vacuna contra la hepatitis A, 11.070 dosis de la doble para adultos y 10.338 dosis de la triple bacteriana.

Además, aseguró que en más de 200 centros de evacuados en funcionamiento lograron establecer cuidados médicos permanentes, y en los restantes, volantes. "En 153 centros confeccionamos fichas epidemiológicas de cada persona para el seguimiento posterior, pues la gente permanecerá en riesgo. Pasada la emergencia quedarán los efectos tardíos. Y por la presencia de agua contaminada con los residuos sin tratamiento y los restos de animales muertos los cuidados deberán continuar durante varios meses", aclaró González García.

Crisis en saneamiento

Precisamente, el ministro calificó el estado de saneamiento ambiental como "crítico" por el colapso de las cloacas y la falta de disposición final de la basura urbana. "Pero en esta materia debe intervenir la intendencia. Nosotros advertimos sobre los riesgos", dijo.

Hasta el momento las autoridades sanitarias sólo diagnosticaron casos nuevos de hepatitis A, de varicela y de diarreas. "Las mordeduras de perros aumentaron durante los primeros días, pero ya fueron controladas gracias a una reorganización en la circulación de los animales, para que no coexistan con los humanos. Además los vacunamos y desparasitamos", detalló el ministro.

En cambio, señaló Ortiz, todavía preocupan las mordeduras de murciélagos -que antes de las inundaciones contagiaron rabia a la población- y la convivencia de roedores, dispersados por el avance de las aguas y convocados por los residuos sin tratamiento. "Pueden transmitir leptospirosis. Por eso fumigamos varios sitios", concluyó González García.

Insumos trasladados por el ministerio

Vacunas: 14.500 dosis de antihepatitis A, 40.000 dosis de doble adulto y 18.000 de triple bacteriana.

Sueros: 50 frascos de suero antiofídico bivalente, 10 de antiofídico crotálico y 30 de antiescorpión.

Material descartable: 15.700 jeringas/agujas.

Medicamentos: 1.781.792 unidades incluidas en el plan Remediar, 400 comprimidos y 200 frascos de rifampicina, y 400 comprimidos de doxiciclina.

Insulina: 5000 frascos de porcina y 5000 de humana.

Potabilizadores de agua: 136.000 frascos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.