Temor en la zona norte de la Capital por la inseguridad

Los vecinos denuncian una ola de delitos
(0)
13 de mayo de 2003  

Sienten que los delincuentes pueden sorprenderlos en cualquier momento y lugar: cuando corren por los bosques de Palermo, entran en un comercio o a comer en un restaurante, y hasta cuando caminan por la calle. En las últimas semanas ha crecido la preocupación de los vecinos de la zona norte de la Capital ante una serie de hechos delictivos.

La lista incluye el crimen de Lucila Celeste Yaconis, el secuestro de un empresario y de su hija en el parque Tres de Febrero, dos robos sucesivos a la embajada de la República del Paraguay y el asalto al restaurante Bella Italia, entre otros hechos. Pero también deben citarse asaltos a la salida de cajeros automáticos, en comercios y en la vía pública, según denunciaron vecinos de Recoleta, Palermo, Belgrano y Núñez, durante una recorrida realizada por LA NACION.

"Hace dos meses me robaron una camioneta Toyota de la puerta de mi casa", situada en Avenida del Libertador al 7300, en Núñez, relató Roxana Bacci, un ama de casa de 29 años que el miércoles último salía del Club Obras Sanitarias junto a sus dos hijos. "Hay policías en la zona, pero igual hay robos", afirmó.

En Belgrano, en tanto, Jorge Arano, un arquitecto de 55 años, contó que hace 20 días, en Virrey Loreto y O´Higgins, un delincuente armado le robó la cartera a su hija, y agregó que, en otra oportunidad, a él le habían sustraído bicicletas del garaje de su casa, situada a metros de esa esquina.

Ni siquiera se salvó de los delincuentes la embajada de la República del Paraguay, en avenida Las Heras 2545, en Recoleta. Sucedió dos veces. La primera, el domingo 27 de abril, durante las elecciones, cuando los ladrones forzaron el acceso posterior de la sede y robaron 3000 dólares y siete equipos de soporte informático, según confirmó a LA NACION el secretario de la embajada, René Castillo.

El domingo 4 del actual volvieron a entrar. Esta vez por una ventana de un patio interno, aunque no encontraron nada de valor. Los hechos fueron denunciados ante la comisaría 19a. Una vecina que pasaba por allí, Liliana Prono, de 40 años, no se mostró sorprendida. "Ultimamente trato de ser más precavida, porque los robos son habituales", dijo. Otros vecinos mencionaron asaltos frecuentes a la salida en un cajero automático situado en avenida Las Heras y Agüero.

Al ser consultados sobre los reclamos de los vecinos, tres comisarios de la Policía Federal con jurisdicción en la citada zona afirmaron a LA NACION que "no hay un incremento importante de episodios delictivos" y "que la situación es de meseta o de disminución" de esos hechos.

Tras el operativo cerrojo

"Desde que en agosto del año último se instrumentó el operativo cerrojo sobre la General Paz el índice delictivo ha bajado un 25 por ciento, por ejemplo en el robo automotor, a restaurantes y a bancos", dijo el jefe de la comisaría 35a., Manuel Torres.

Según admitió, el barrio de Núñez "sigue conmovido" por la violación seguida de muerte de la joven Yaconis, ocurrida el 21 de abril último, al que calificó como un "hecho aislado, ya que -dijo- hubo menos delitos graves en los últimos meses". Torres sostuvo: "No han bajado ni aumentado los delitos menores, como robos en comercios y viviendas, arrebatos de carteras y celulares".

Un diagnóstico similar trazaron el titular de la comisaría 31a., Carlos Virgili, y el de la 23a., Jorge Rodrigo. "Hay una leve merma en la comisión de delitos", sostuvo Virgili, cuya "prioridad es el control de los restaurantes de Las Cañitas, que se ha logrado", asegura. Rodrigo destacó la detención de 660 personas durante los últimos cuatro meses y dijo que la "tendencia decreciente" de los delitos se debe "a una mayor presencia policial". Pese a esos dichos, no muy lejos de allí trotaba por los bosques de Palermo Gustavo Kovalodsky, de 28 años. "Vengo tres veces por semana y nunca veo un policía", dijo.

Vecinos preocupados

Sara Zygier

  • Afirmó que "en Belgrano R los pasajes peatonales de las vías están muy descuidados, porque hay pastizales en los que puede ocultarse cualquier persona. Por eso, hace años que trato de evitarlos cuando se hace tarde", comentó.
  • Gustavo Kovalodsky

  • "Corro tres veces por semana en los bosques de Palermo y nunca veo un policía", dijo este cirujano plástico de 28 años, que trotaba por allí el miércoles último por la tarde.
  • Jorge Arano

  • Relató que su hija fue asaltada por un delincuente armado en la esquina de Virrey Loreto y O’Higgins un domingo a las 21, hace 20 días. Y que a él le robaron bicicletas de su casa, a metros de allí.
  • Paula Navarro

  • "Me gusta caminar por los bosques de Palermo, pero trato de venir de día, cuando hay gente", expresó la estudiante, de 20 años.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Sociedad

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.