Terapia de rescate: experiencia inédita en una villa