Testigos, anónimos y la camioneta sospechosa