Cinco años de batalla legal. Tiene dos hijos y no se los dejan ver