Tony Blair: "En la política se puede llegar a la máxima posición con cero cualificación"

Tony Blair, en el GESF
Tony Blair, en el GESF Fuente: LA NACION
Soledad Vallejos
Andrés Hatum
(0)
24 de marzo de 2019  • 10:54

DUBAI.- Emiratos Árabes Unidos.- "Lo importante de gobernar es que es algo muy diferente a hacer campaña. Cuando hacés campaña es todo prosa y bla bla bla. Hablar es lo más fácil. El problema es estar en el gobierno. Eso requiere estar más focalizado. Tus ministros se pueden comportar mal, hay crisis, aumento de precios. Siempre pasa algo. Pero el foco es clave para lograr ver el largo plazo". La de Tony Blair, ex primer ministro del Reino Unido, entre 1997 y 2007, y actual director del instituto homónimo, fue una de las conferencias más concurridas del Global Education and Skill Forum (GESF, por sus siglas en inglés), que termina hoy, en Dubai.

Del debate también participó el expresidente colombiano, Juan Manuel Santos. El público se agolpó en la puerta del anfiteatro, pero más de la mitad de la audiencia quedó afuera. LA NACION participó del debate, en la que el expolítico del Partido Laborista habló sobre su experiencia en la política y los aprendizajes de gobierno.

¿Cómo logra un líder sobrevivir durante un gobierno de varios años? Para Blair la respuesta es contundente: "Priorizando dos o tres cosas. Armar políticas es algo muy difícil por lo que requiere de un trabajo intelectual enorme. Pero cuando uno está ahí, otra cosa que aprende es que en la política se puede llegar a la máxima posición con cero cualificación".

Para poder generar un buen gobierno, Blair sugirió que hay que saber rodearse adecuadamente: "Hay que elegir las personas correctas que van a estar acompañándote. Que sean comprometidas y leales. Pero no idiotas", disparó y la audiencia explotó en risas.

Fiel a su tono irónico, que Blair suele desplegar en sus discursos, consideró: "Cuando empezás tu gobierno sos más popular y menos capaz. Al terminar, sos más capaz y menos popular. Al final de toda experiencia gubernamental, cuando mirás para atrás, lo importante es lo que lograste cambiar en tu país. Usar lo que aprendiste en el gobierno para potenciar los grandes temas de la agenda política", insistió. Para Blair, uno de los tópicos que tienen que no pueden faltar, y que debe ser promovidos por quienes toman decisiones estratégicas es la tecnología: "Tiene que ser algo que esté en el debate político porque va a cambiar todo. Los cambios que están sucediendo son tan profundos que hay que entender el impacto tecnológico".

Los extremismos, según su mirada, son producto del cambio radical del mundo: "El tema central es que el mundo está cambiando muy rápido y la gente pierde el control. Las cosas cambian sin su consentimiento. El tema de la inmigración influye en la extrema derecha; el capitalismo en la extrema izquierda. El Brexit, por ejemplo, no está resolviendo los problemas del país. El mundo está hipeconectado. ¿El Brexit resuelve esto? No lo creo". A su lado, Santos consideró que los extremismos de hoy son respuesta a la falta de un camino correcto. Cuando no lográs satisfacer las expectativas de la gente, emergen los fanatismos". Santos cree que la tercera vía [que Blair inauguró durante su mandato], es una approach práctico a los problemas actuales, que evitan los radicalismos. "Creo fervientemente en esa tercerca vía para lograr tolerancia en un mundo de extremismos".

Respecto al mundo del trabajo, Blair fue claro sobre el rol de la educación: "Este mundo se dividirá en dos: aquellos que son creativos y tienen los recursos para manejarse interconectados, y los que no lograrán eso". Lo que para él determina que el futuro de un país pueda ser promisorio es educar bien a toda su población para hacer frente a los desafíos del mundo interconectado.

"Educar, educar, educar". Santos, a su lado, confirmaba los dichos del ex primer ministro y recordaba a los maestros que habían marcado su infancia. "El de matemática, el de fútbol". Pero luego de ser presidente, cuando durante una conferencia se acercó a saludarlo uno de sus maestros, el hombre le preguntó cómo debía dirigirse. "Podés llamarme como siempre me hubiese gustado que me llamen: profesor", remató el ganador del Premio Nobel de la Paz, en 2016.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.