Opinión. Traicionero y mortal enemigo