Fiebre amarilla: un joven argentino se contagió en un crucero por Brasil y debió someterse a un trasplante hepático