Tras la autopsia, descartan que la muerte del joven luego del recital de Viejas Locas haya sido por una caída

Así lo aseguró Eduardo Ascuy, abogado de la familia, de Rubén Carballo; dijo que "no hay dudas de que se trató de una feroz represión", pero aún no saben quién fue el autor
(0)
23 de diciembre de 2009  • 20:59

Después de dos postergaciones, hoy se realizó la autopsia al cuerpo de Rubén Carballo, tras lo que se descartó la hipótesis de que su muerte fue provocada por haber caído de una pared, como sostenía la policía. Así lo aseguró en conferencia de prensa Eduardo Ascuy, abogado de la familia de la víctima.

Ascuy, declaró hoy que la autopsia "refuerzan la idea" de que el joven fue "víctima de una feroz represión", tal como dijeron testigos, aunque no pudo determinar si en el hecho participaron efectivos de la Policía Federal.

El joven de 17 años que fue encontrado con fractura de cráneo tras la represión policial en el recital del grupo Viejas Locas y que falleció el 8 de diciembre luego de estar más de veinte días en coma.

El estudio de autopsia es central para la investigación sobre los motivos su muerte, tras la polémica desatada por el accionar de la policía en el ingreso al show en el estadio Vélez Sarsfield del pasado 14 de noviembre.

Mientras la Policía Federal indicó que el joven se habría caído en un descampado cuando intentaba colarse en el estadio, los padres de la víctima aseguraron que las lesiones que sufrió su hijo fueron producto de la represión de esa fuerza.

El cuerpo de Rúben Carballo fue analizado por peritos forenses después de dos postergaciones. La primera fue suspendida por la falta de perito de parte de la familia, y hace cinco días fue pospuesta por segunda vez, luego de que no se realizara el sorteo del perito de morgue.

La muerte del joven. Ruben Carballo falleció el pasado 8 de diciembre en el Centro Gallego, a donde ingresó en coma profundo el domingo 15 de noviembre, poco después de que apareciera tirado en un terreno baldío con fuertes golpes en la cabeza.

La noche previa a su hallazgo, Rubén tenía previsto asistir al recital de Viejas Locas que se realizó en Vélez, pero se vio envuelto en los enfrentamientos que parte del público tuvo con la policía en la entrada del show.

La acción disuasiva incluyó gases lacrimógenos, disparos con postas de goma y lanzamientos de pintura azul desde los hidrantes, y los incidentes terminaron con un saldo de 40 detenidos y 30 lesionados.

Horas después, cuando Rubén fue encontrado grave gravemente herido, se dispararon las versiones cruzadas sobre las causas de su traumatismo: mientras que para su familia fue víctima de "una terrible represión de la policía" con balas de goma y bastonazos, la Federal atribuyó la fractura de cráneo del joven a una caída desde una altura considerable, desde un muro cercano al estadio, cuando, según aseguraron, el joven intentaba colarse en el recital.

Mientras Rubén permanecía en coma, su padre recolectó pruebas y testimonios que, según indicó, involucraban a la Policía. "Se pasaron de rosca, le pegaron como a un perro", aseguró en declaraciones a la prensa.

Ahora, se espera que el resultado de las autopsias arroje luz sobre los hechos que derivaron en la muerte del joven.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.