Tras la polémica por las armas eléctricas, una jueza porteña prohibió que la ciudad las utilice