Tras la tragedia, hay pocos locales abiertos