Pese al frío y la crisis, la costa celebra el balance que dejaron las Pascuas

En Mar del Plata hubo más del 75% de ocupación y una fuerte demanda en restaurantes y en los puestos del puerto; Tandil, la gran elegida por los visitantes
En Mar del Plata hubo más del 75% de ocupación y una fuerte demanda en restaurantes y en los puestos del puerto; Tandil, la gran elegida por los visitantes Fuente: Archivo
Darío Palavecino
(0)
21 de abril de 2019  

MAR DEL PLATA.- Allá abajo, en el mar, solo con traje de neoprene. De ser posible, también botas y guantes. Acá arriba, sobre las terrazas de Playa Varese, nadie se anima a enfrentar la tarde sin campera, porque el aire fresco de la costa se hace sentir. Salvo cuando la dinámica del juego reclama acción, y entonces el partido de metegol o los saltos que reclama la rayuela permiten entrar en calor a los chicos y a los adultos que se suman como si lo fueran.

De aquel inicio de Semana Santa con temperaturas agradables y hasta la posibilidad de una temeraria zambullida entre las olas a este cierre bien fresco, pero por cierto sin lluvias. Los turistas se habían animado a viajar con esa certeza y por eso se dedicaron a recorrer y disfrutar de la costa y todos sus atractivos.

Jugar y pasear en familia. De eso se trató. "No está para estar en la playa, pero sí para compartir con los chicos algunos juegos y pasarla bien", afirmaba Emilio, papá de Daiana y Mateo y esposo de Ivanna. Son de Hurlingham y ayer, en la kermés organizada por el Ente Municipal de Turismo (Emtur), se desafiaron padres a hijos en una partida de sapo. "No hay revancha", cantaron los chicos apenas embocaron un par de fichas y sacaron ventaja en el puntaje.

La propuesta destacada de ayer reeditaba varios clásicos, incluso los que apasionaban a los que hoy son abuelos. Hubo balero, se montó un juego de la oca gigante, también los chicos pudieron pintar y todos bailaron al ritmo de la Guardia del Mar, una formación coreográfica emblemática y símbolo de la ciudad.

Un balance positivo deja esta fecha tan esperada por hoteleros, gastronómicos y demás operadores de la costa atlántica y el circuito cercano de sierras. Desde un contexto económico complicado, con expectativas moderadas, se llega a hoy con una ocupación promedio superior al 75%. Pero con destinos que acariciaron la ocupación completa, como fue el caso de Tandil.

Los datos oficiales del Ministerio de Turismo de la Nación dan cuenta de más de 1,5 millones de viajeros que se movilizaron por el país en estos últimos cuatro días (ver aparte). La cifra representa un 7,4% más que el relevamiento de igual fecha de 2017.

Se elude la comparación con las últimas Pascuas, potenciadas entonces por el feriado del 2 de abril, que dio forma a un fin de semana largo de cinco jornadas y ocupación extraordinaria en todas las localidades balnearias. De lo ocurrido hace un año a lo que se vivió en estos días hay una brecha importante.

Eduardo Mayer, presidente de la Cámara de la Recreación de Mar del Plata, celebró el buen rendimiento de este fin de semana largo. Al frente de Anamora, embarcación de paseo, arriesga que en estos días trabajaron mejor que en la última Semana Santa. "El nivel de arribo de turistas fue muy bueno, y también la demanda", afirmó a LA NACION. Y advierte que el resultado también es consecuencia de las buenas condiciones del tiempo. "Tuvimos días muy lindos, también alguno nublado, y el mar calmo que nos acompañó en particular para la navegación", detalló.

Como nunca la gastronomía se impone y es la que marca niveles de consumo. Desde el jueves pasado y hasta anoche los principales restaurantes tenían reservas cubiertas en doble turno, tanto a mediodía como por la noche. Y en los que funcionan a demanda espontánea, como los del complejo gastronómico del puerto, hubo que hacer cola. "Esperamos 40 minutos por una mesa", reconocieron dos familias de La Plata que se deleitaban con rabas, gambas al ajillo, mejillones a la provenzal y esperaban por una fuente de tallarines con mariscos. Indicaron que pagaron a razón de $450 por persona, con bebida.

La conformidad fue más allá de la costa. En Tandil, epicentro provincial de las celebraciones religiosas relacionadas con esta fecha, se quedaron sin alojamiento y por momentos tuvieron que derivar visitantes hacia localidades vecinas. "Enviamos gente a Rauch y a otros destinos próximos porque los servicios que buscaban estaban agotados", dijo a LA NACION el titular de Turismo del distrito, Alejandro Bonadeo. Afirmó que los resultados logrados en estos cuatro días son muy similares a la Semana Santa anterior.

Las cifras de las minivacaciones

Surgen de la Secretaría de Turismo de la Nación

1,5 millones

Es la cifra de turistasque se desplazaro por los principales destinos del país

$6130 millones

Es lo que desembolsaron los turistas durantelos cuatro díasde Semana Santa

75-96 por ciento

Entre esos números se movió la ocupación hotelera en los diferentes destinos. En el caso de Mendoza, la cifra llegó al 96%

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.