Cinco horas de tensión. Un abogado mantuvo en vilo a Barrio Parque