Un adolescente se suicidó en Bariloche tras la difusión de una falsa denuncia por abuso sexual

Agustín Muñoz tenía 18 años; una amiga lo acusó porque estaba "enojada" y luego admitió que había mentido, pero los escraches siguieron
Agustín Muñoz tenía 18 años; una amiga lo acusó porque estaba "enojada" y luego admitió que había mentido, pero los escraches siguieron Crédito: Facebook
(0)
30 de diciembre de 2018  • 17:23

BARILOCHE.- Un adolescente de 18 años se suicidó luego de sufrir una serie de escraches a partir de que la publicación de una joven en su contra por supuesto abuso sexual. La chica admitió que había mentido y dijo que lo hizo porque estaba "enojada".

Hace algunas semanas, "Annie" publicó en redes sociales que su amigo, Agustín Muñoz había abusado de ella. La denuncia se hizo viral y el joven fue escrachado tanto en las calles de Bariloche como por medios virtuales.

La primera vez que lo acusaron públicamente de abusador fue cuando asistió a una marcha feminista en el centro de la ciudad. "Ese día corrió a casa, llegó desesperado, me contó lo que había pasado. Cuando fuimos a buscar la publicación ya se había viralizado", reveló la madre de Muñoz, Silvina Castañeda, al sitio Bariloche2000.

"Tomé contacto con esta chica [por la amiga del joven, Annie] y recapacitó. Teníamos un afecto muy grande por ella. Pidió disculpas rápidamente para tratar de frenar todo", relató la mujer. Pero las disculpas públicas y la desmentida en redes sociales no se viralizaron, mientras el escrache contra Agustín continuó, hasta que se quitó la vida.

"Mi hijo, como tantos otros chicos, era un ser muy sensible y, a raíz de esto, se desequilibró emocionalmente hasta llegar al punto de tomar esta decisión que nos sorprendió a todos", dijo la madre del joven. "Todos sabemos que hay listas de chicos escrachados", agregó, y pidió que "no hayan otros Agustines".

La mujer también publicó un mensaje a través de un video en el que aparece junto al padre de su hijo y varios de sus amigos. Allí se refiere a las denuncias por acoso, los escraches y el abuso sexual. Pide "justicia para las víctimas, pero respeto por los menores de edad y que no existan listas negras". Y pide que también cesen los ataques contra "Annie".

"Somos los papás de Agustín Muñoz, que se suicidó hace una semana", empieza el video de Castañeda.

"Este mensaje es para pedir a la sociedad, a la comunidad, a los adultos que dejemos de exponer a nuestros chicos, que dejemos de utilizarlos como armas cuando ellos están más vulnerables. Si queremos construir una sociedad tenemos que construir adultos con herramientas para subsistir en este mundo", sigue.

"Agustín no está, fue una decisión que tomó, drástica. No recibió la contención suficiente de la sociedad a raíz de esta situación última [por el escrache]. Y yo, acá, como representante de mi hijo, pido, sin echarnos en contra las luchas de cada víctima de falta de justicia, pido que se tome conciencia de que estamos jugando con algo muy delicado, estamos hilando fino, estamos exponiendo a nuestros jóvenes".

"Estamos juzgando a los jóvenes, cuando nosotros somos responsables como adultos de la sociedad que estamos construyendo. No veo contención para las víctimas, real, se los invita a contar su historia, para que puedan encontrar justicia de una manera rápida. Que tengan el coraje de enfrentarse a una realidad, pero después esa realidad queda tirada en la plaza. No hay contención, no hay fundaciones, ni herramientas que los oriente y los ayude una vez que ellos abren esa puerta. Una vez que ellos abren esa verdad muere ahí", siguió.

"Mi hijo fue una víctima de toda esa desidia social que tenemos, como ciudadanos, como adultos. Acá estamos acompañados de jóvenes que piden desde el silencio, desde su compañía, que se termine esta persecución, estos escraches que no sirven. Perseguir a una persona que se equivocó, como Annie, la amiga de Agustín.... Agustín la perdonó, él tuvo la nobleza de perdonarla", agregó.

"En nombre de todos los jóvenes, yo como madre, acompañada de su papá, les pido que cuidemos a nuestros chicos, porque no puede haber un Agustín más. Tomemos conciencia como adultos, que los chicos también se sientan protegidos por nosotros. No tengo más que pedir justicia para las víctimas, pero respeto por los menores de edad y que no existan listas negras de chicos que van condenados a morir".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.