Un alivio que vino del cielo