Un asesino para tres homicidios

Todas las víctimas fueron ultimadas con disparos en la nuca
(0)
23 de mayo de 2003  

LA PLATA.- La vinculación entre el extraño crimen de una pareja de novios en una estancia de Vieytes, partido de Verónica, y el anterior asesinato de un joven en Villa Elisa volvió a reforzarse ayer al confirmarse que los tres fueron muertos de la misma manera: con disparos en la nuca.

El dato complica al principal sospechoso del caso, el ex policía y amigo de la pareja Sebastián Adinolfi, de 28 años. Los peritajes sobre las balas que mataron a Emilio Soria, de 22 años, el 6 de este mes en Villa Elisa, demostraron que los proyectiles salieron de un arma de su propiedad.

Quizá la misma que se utilizó para asesinar a Alejandra Soto, de 19 años, y Damián Diez, de 28, hallados el sábado último a orillas del río Samborombón, en la estancia San Rodeo, partido de Punta Indio, cuya cabecera es Verónica.

Según los investigadores, Soria, Soto y Diez vivían juntos en una casa de Villa Elisa, se conocían muy bien y murieron de la misma manera.

Los tres compartían una vivienda que había pertenecido al padre de Alejandra, ya fallecido. Era una convivencia extraña: Emilio Soria alquilaba una habitación y había sido pareja de Alejandra Soto hace dos años, y se sospecha que ambos mantenían un romance a espaldas de Damián Diez. Soto estaba embarazada, pero se enteró de ello casualmente. Diez y Adinolfi fueron vistos juntos aquella noche, alrededor de las 23. Llegaban en auto a la casa de la pareja, en Villa Elisa. Nadie volvió a ver vivo a Diez. Al día siguiente, a las 8, Emilio Soria apareció muerto junto a las vías del tren, en Villa Elisa. Tenía dos disparos en la cabeza y llevaba muerto unas cuatro horas.

Adinolfi fue aprehendido y luego liberado por ambos hechos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.