Un camino obligado por la frontera