Un campo en Santa Fe tiene marcas que sorprenden