Opinión. Un desafío que puede marcar el futuro laboral