Un documental muestra a hombres que viven como muñecas de goma