Un estudio alerta que hay casi 300.000 chicos menos en la escuela pública desde 2003