Un estudio demostró que la obesidad aumenta el riesgo de tumores cancerígenos