Un estudio revela que los países más ricos del mundo imprimen más diarios