Opinión. Un fallo que autoriza la eutanasia