Opinión. Un fallo que causa dolor y desazón