El escenario. Un final desgastado, sin avales ni diálogo