Un firme impulsor de la ciencia médica

Vasta labor profesional y académica
(0)
29 de mayo de 2003  

Al momento de morir, el cardiólogo José Andrés Martínez Martínez tenía 57 años, esposa y tres hijos. Además, "Pepe" -como lo llamaban sus conocidos- estaba a cargo de la Unidad Cardiovascular de Cuidados Intensivos del Hospital de Clínicas, un servicio que él mismo había creado en 1982.

También se desempeñaba como presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC), desde 1999, y ocupaba el mismo puesto en la Fundación Cardiológica Argentina (FCA), desde 2000. Ayer, sus colegas de ambas entidades recordaron que, a la par de su intensa actividad académica, Martínez Martínez se destacaba por su profundo compromiso con la comunidad, su dedicación al trabajo y sus valores éticos y morales.

"Fue un incansable promotor de la prevención de las enfermedades cardiovasculares, de la educación para la salud y del progreso de la medicina en nuestro país", dijeron en un comunicado. Todos en su círculo cercano señalaban ayer: "Pepe era un idealista, sostenía sólidos y firmes principios y estaba en contra de la mercantilización de la medicina".

También enseñaba en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Allí dictaba clases como profesor adjunto de la cátedra de Medicina Interna.

Nació el 15 de diciembre de 1945. En 1969 se recibió como médico en la UBA; luego se graduó, siempre en la misma casa de estudios, como médico cardiólogo universitario (1976) y doctor en Medicina (1985). Por último, en 1992, obtuvo el título de profesor regular adjunto de Medicina Interna.

Fue miembro titular de la Asociación Médica Argentina (AMA), Fellow del American College of Cardiology e International Fellow de la American Heart Association. Además, ejerció la Jefatura de Cardiología en la División Internación de la Fundación Favaloro.

Publicó cinco libros sobre su especialidad y numerosísimos trabajos, que fueron editados en publicaciones de primer nivel científico, tanto nacionales como del exterior.

Diplomado con honores por la Facultad de Medicina de la UBA, su destacada labor clínica y docente lo hizo acreedor a los siguientes premios: Mejor Trabajo sobre Unidad Coronaria-Terapia Intensiva, del Hospital de Clínicas; Mejor Trabajo de Cardiología, de la Asociación Médica del Hospital de Clínicas; Bienal Dr. Francisco Arrillaga, de la Facultad de Medicina de la UBA, por el Mejor Trabajo de Medicina Interna-Cardiología; Catalina B. de Barón, de la Fundación Cardiológica Cordic; Elena Allemand de Gunche, de la Academia Nacional de Medicina, y Anual Luis Sívori, de la Facultad de Medicina de la UBA.

"Reiteramos nuestro pesar por la irreparable y absurda pérdida que sufrió la comunidad médica argentina", aseguraron ayer en la SAC y en la Fundación Cardiológica Argentina.

El sepelio se realizará hoy, a las 12.30, en el Parque Memorial de Pilar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.