Un guerrero de los mares en Buenos Aires

Especificaciones Técnicas del Rainbow Warrior III
Especificaciones Técnicas del Rainbow Warrior III Crédito: Greenpeace
El nuevo emblema de Greenpeace está en la ciudad para celebrar los 25 años de trabajo de la organización en la Argentina; LA NACION recorrió el buque y habló con sus protagonistas
Víctor Ingrassia
(0)
13 de julio de 2012  • 15:14

Anclado en la dársena norte de la ciudad de Buenos Aires, el majestuoso buque-velero "Guerrero del Arco Iris III" de Greenpeace no pasa desapercibido.

Al ver su gran porte verde, no puede uno dejar de asociarlo a las épicas batallas que en las diversas aguas del mundo llevaron adelante sus predecesores I y II contra buques balleneros, petroleros y fragatas o destructores de combate en sus ensayos nucleares y misilísticos.

El Rainbow Warrior III llegó a la Argentina procedente de la cumbre Río + 20, llevada adelante el mes último en Brasil, para celebrar los 25 años de acción independiente en la Argentina. Esa acción independiente, es la que precisamente se encargan de destacar cada uno de los miembros de Greenpeace Argentina ya que nunca han recibido un centavo de empresas, gobiernos o partidos políticos para financiar su defensa del medio ambiente.

"Somos pocos los que gozamos de el privilegio de trabajar absolutamente en forma independiente gracias al aporte únicamente de los 85.000 socios o adherentes que tenemos en la Argentina y los más de tres millones en todo el mundo", afirmó a LA NACION Martín Prieto, director ejecutivo de Greenpeace Argentina, que destacó el trabajo llevado adelante en estos 25 años sobre temas ambientales como la pesca, la protección de los glaciares, la contaminación, la energía nuclear y los alimentos transgénicos a través de diversas acciones y la concientización de la población.

"La Argentina cuenta con la mayor cantidad de socios de Greenpeace de la región. Y además nos siguen más de un millón de personas en Facebook o 250.000 personas en Twitter y se adhirieron 800.000 direcciones de email para participar de las distintas campañas que llevamos adelante", agregó Prieto, que indicó que la construcción del barco fue gracias al sacrificado aporte de más de tres millones de personas que "permitió poner desde las velas o motores hasta el último tornillo o luz que posee".

El director ejecutivo de Greenpeace remarcó sin embargo que todavía resta mucho por hacer en la Argentina en materia ambiental. "Recientemente impedimos la instalación de un basural nuclear en la localidad de Gastre en Chubut, y promovimos la sanción de la Ley de Bosques para detener el desmonte especialmente en el norte argentino.

"Consagrar la ley de basura cero que el gobierno de Macri sigue sin implementar y la prohibición de incinerar en hospitales los residuos sanitarios son algunas de nuestras prioridades", agregó y destacó el problema que hay en el saneamiento del Riachuelo, el contaminado río que separa la ciudad de Buenos Aires de la provincia de Buenos Aires.

"Estamos reclamando que haya un registro único de emisiones (industriales vertidas al Riachuelo) de las empresas y eso está lejos de conseguirse. Hay poca voluntad de parte de las autoridades para poner esa información a disposición del público porque si cada uno de nosotros supiera con qué sustancias nos están contaminando las empresas, podríamos ejercer una presión sobre ellas para que dejen de contaminar y eso hoy no está a nuestro alcance", señaló.

María Eugenia Testa, directora política de Greenpeace, Argentina indicó a LA NACION que "durante estos 25 años se logró que otras organizaciones de vecinos, de la sociedad civil y no gubernamentales adopten la lucha por el medio ambiente como propia".

"Hay muchas leyes sancionadas por el Congreso, que luego no son implementadas por el Poder Ejecutivo. Eso nos obliga a seguir trabajando en una instancia mucho más burocrática para que se logre implementar. Por ejemplo salió la ley de bosques, pero no se aprobó su financiamiento, por lo tanto no se puede llevar adelante. Tampoco se reglamentan artículos clave para la Ley de Glaciares. Y no hay políticas públicas que guíen la ejecución de la Ley de Basura Cero en la ciudad de Buenos Aires", afirmó Testa.

A bordo de un guerrero

El nuevo Rainbow Warrior III es el barco de última generación de Greenpeace, de 58 metros de largo y es el primer buque de la flota de la organización ecológica especialmente diseñado, con diseño personalizado y construido desde cero teniendo en cuenta la sostenibilidad y uso específico de acción y persecución en los mares.

Pablo Bullrich, encargado de las redes sociales para Greenpeace Argentina, guió la recorrida por su interior. "El buque velero hace su navegación en un 80 por ciento a vela. Posee los mástiles en forma de A más grandes del mundo, lo que le permite izar hasta cinco velas que cubren 1288 metros cuadrados y navegar así a una velocidad de 15 nudos. Además, permiten posicionar en los mismos más radares y sistemas satelitales", indicó Bullrich.

A diferencia de sus predecesores, que fueron barcos adaptados a las acciones que lleva adelante la organización ecologista, el Rainbow Warrior III fue diseñado por la empresa holandesa de arquitectura naval Dijkstra and Partners y construido por el astillero alemán Fassmer en Bremen, Alemania y botado en octubre pasado.

"Tenemos dos lanchas de acción que en tres minutos están operativas en el agua bajo cualquier condición climática. Además, cuentan con motores híbridos no contaminantes por ser eléctricos. La tripulación es de 32 personas. Hay 18 estables (marineros, contramaestres, electricistas, radio operadores, cocineros) y el resto es variable ya que son tripulantes en campaña, ya que este barco es una oficina móvil", precisó.

El buque tiene una plataforma para helicópteros y una quilla de 15 metros lo que le permite, junto a los mástiles de 54 metros (tan largos como casi el mismo barco), poder volver a su posición normal en caso de que se tumbe en 90 grados por una fuerte tormenta.

Se trata de un buque velero construido con los más altos estándares ambientales, que cuenta con una completa gama de equipos de seguridad y herramientas de acción. Posee cartas de navegación electrónica y una tradicional de papel. Y en el interior de la moderna cabina hay tres brújulas: el giro compás, el compás satelital y el giro espejo, que no es electrónico pero es el más importante porque jamás puede fallar.

Fue construido principalmente para navegación (utilizando energía eólica en lugar de combustibles fósiles), con la opción de que en condiciones climáticas inadecuadas pueda cambiar al motor de potencia de propulsión diesel-eléctrica.

A estas condiciones se suman estas características: la forma del casco ha sido diseñada para maximizar la eficiencia energética, cuenta con un mástil y velas con armazón en forma de A lo que permite optimizar la navegación, puede realizar el tratamiento biológico de aguas residuales y aguas grises, tiene una central de ventilación y sistema de llenado de combustible y aceites para evitar derrames, su pintura es no contaminante.

Joel Stewart, capitán del Rainbow Warrior III, se unió en 1989 a Greenpeace al comando del Raibow Warrior II y estuvo presente en las acciones más importantes de la organización. "El hecho de trabajar en un barco es de por sí un reto, pero trabajar en Greenpeace implica un nivel mayor porque participa gente de muchos lugares del mundo y cuando hacemos acciones, tenemos que pensar muy bien en los riesgos, tomando medidas para que no haya peligro para nuestros tripulantes", afirmó Stewart.

Visita al buque. El "Rainbow Warrior III" se podrá ver el viernes 13, sábado 14, domingo 15, viernes 20, sábado 21 y domingo 22 de julio de 10 a 18 hs. En la Dársena Norte N° 6 (Puerto Madero, al lado de Buquebús). La entrada libre y gratuita.

Email: vingrassia@lanacion.com.ar | En Twitter: @vingrassia

Especificaciones técnicas

Bandera: Países Bajos

Tipo de embarcación: Yate con Vela, con cubierta de aterrizaje para helicópteros

Clase: Germanischer Lloyd, con Pasaporte verde

Longitud total: 57.92m

Manga (Max): 11.30m

Calado (máximo): 5.12m

Altura sobre el agua: 54.25m

Tonelaje: 872 toneladas

Aparejo de la vela: 2 mástiles con forma de A, con cinco velas

Motores principales y auxiliares: Caterpillar

Prueba de velocidad máxima: 14 nudos

Rango de autonomía: 4500nm

Alojamiento: 30 personas

Superficie total de las velas: 1260 metros cuadrados

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.