En la estación Callao. Un joyero, testigo de un crimen, se suicidó