Un juez fue detenido por cobrar una coima

En pago por dejar libre a un joven
(0)
10 de mayo de 2003  

SANTA FE.- El juez de Menores de esta capital y secretario de la Asociación Argentina de Magistrados y Funcionarios de la Justicia de Menores y Familia, Julio César Rogiano, fue detenido acusado de cohecho durante un operativo montado por la policía luego de que se comprobó que una familia le abonó dinero para obtener la libertad de un menor imputado de homicidio.

Ayer mismo, el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la provincia, Rafael Gutiérrez, resolvió la suspensión del magistrado y el lunes el cuerpo decidirá si le inicia un jury de enjuiciamiento.

Antecedentes inmediatos

Según testimonios recogidos en medios tribunalicios, existirían en la causa y en los antecedentes inmediatos de Rogiano argumentos suficientes para su destitución.

La detención del magistrado coronó un minucioso operativo preparado por la División Asuntos Internos de la policía santafecina luego de que recibió una denuncia de los familiares de un menor de 17 años que se encuentra detenido por su vinculación con la muerte de un hijo recién nacido de su pareja, de 19 años.

Rogiano habría convenido con la familia del menor el cobro de una importante suma de dinero (estimada en 3000 pesos) en dos cuotas, la primera de las cuales se efectivizó el día de su detención.

Entonces, personal especializado con conocimiento del juez de Instrucción de la 7a. Nominación, Diego de la Torre, "marcó" el dinero y lo filmó y esperó que se concretara la entrega, lo que habría ocurrido en un departamento de la zona céntrica en cuyo hall fue luego detenido Rogiano, a quien se le secuestró el dinero empleado en la operación.

"Es un hecho gravísimo, institucionalmente muy grave, y se actuará en consecuencia", explicó el presidente de la Corte.

Hecho no comprobado

Los antecedentes de Rogiano pesarán en su contra. En noviembre del año pasado el magistrado denunció que su hija, María Belén, de 19 años, fue secuestrada tres días, abusada sexualmente y abandonada.

El juez de Instrucción de la 2a. Nominación, José García Porta, investigó el hecho, pero concluyó que había contradicciones entre lo que contaban padre e hija y las pruebas recogidas, por lo que decidió archivar el expediente al comprobar que no se habría registrado delito alguno. Después la Cámara de Apelaciones ordenó reabrir la causa.

En julio de ese mismo año, la Corte archivó otra causa iniciada contra Rogiano después de que un remisero herido por un grupo de menores que intentaron asaltarlo declaró que "los chicos salen a robar con el número del celular del juez Rogiano en el bolsillo".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.