Un manto gris cubrió la zona de El Bolsón