Historias con nombre y apellido. Un metejón que ya lleva 70 años