Un movimiento obligado

Ángeles Castro
(0)
12 de diciembre de 2009  

Como lo vienen anunciando los operadores políticos del gobierno porteño, el recambio de dos ministros de Mauricio Macri se inserta en una estrategia de relanzamiento de la gestión en la ciudad, cuando promedia el mandato. Sólo restan dos años durante los cuales mostrar avances que sirvan como plataforma de lanzamiento a una eventual candidatura presidencial.

En esa estrategia también figuran los nuevos ejes del gobierno porteño para 2010 (servicios sociales, movilidad y seguridad), y el intento por retomar obras para la extensión del subte, una de las promesas electorales que había quedado herida de muerte por la falta de financiamiento. Este año, Macri volverá a buscar créditos para una de las acciones más reclamadas por los vecinos.

Pero no todo lo que reluce es oro. Lo que no dicen los operadores políticos es que el relanzamiento de la gestión no surge por una simple idea de marketing, basada en dos años de una buena cosecha de logros. Ocurre, en realidad, luego de meses de desgaste por una serie de escándalos y por un estancamiento de la administración a raíz de la falta de fondos, como argumenta el gobierno, y de la ineficiencia en algunas áreas, como sostiene la oposición.

Mariano Narodowski estaba cansado del choque permanente con los gremios docentes y con otros actores políticos, pero su salida se precipitó cuando se descubrió que el Ministerio de Educación había contratado a Ciro James, un espía de la Policía Federal acusado de haber realizado escuchas ilegales a un familiar de la AMIA y a empresarios. Ni el ministro saliente ni nadie del gobierno macrista pudo explicar cómo había llegado James hasta allí, mientras la Justicia comenzaba a investigar si su contrato no era una pantalla y, en realidad, cobraba por espiar para el hoy preso Jorge Palacios, primer ex jefe de la policía porteña.

Los procesamientos de Palacios y de su sucesor, Osvaldo Chamorro, también socavaron la credibilidad de la gestión macrista.

Juan Pablo Piccardo, en tanto, se aleja del Ministerio de Ambiente y Espacio Público sin haber podido relicitar el sistema de recolección de basura ni haber encontrado una solución para la falta de higiene en la ciudad. También se va cuestionado por haber avanzado con la adjudicación del mobiliario urbano a empresarios investigados por la Justicia y por haber sostenido en funciones a la Unidad de Control del Espacio Público (UCEP), contra la que existen varias denuncias por haber provocado lesiones a personas que viven en la calle.

De todas maneras, Piccardo recalará en Subterráneos de Buenos Aires. Macri le reconoce todo lo que le permitió mostrarse durante el primer año de gestión, gracias a las tareas de bacheo y arreglo de veredas. Pero, entrando en el tercer año de gobierno, es hora de empezar a ser reconocido por algo más que la repavimentación.

Lejos de satisfacer las expectativas generadas durante la campaña electoral, hecho que ayer admitió públicamente Macri, el gobierno de Pro busca ahora alcanzar objetivos más cercanos y fáciles de cumplir: la salida a la calle de la Policía Metropolitana, pero conducida por un civil, y la terminación de las estaciones de subte ya licitadas, y la prioridad puesta en asuntos de desarrollo social para evitar cuestionamientos de los sectores progresistas. Serán dos años de trabajo contra reloj.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.