Un plan que devino en promesa apresurada y obligó a recalcular

Mauricio Giambartolomei
(0)
20 de diciembre de 2018  

Un cambio conceptual. Esa es la idea que se escucha de boca de todos a cada paso en el ecoparque . Intentan mostrar otra visión de la transformación del exzoológico porteño, la de la administración actual, y tratan de despegarse del proyecto inicial cuando se anunció la estatización del predio, aquel que con cierta irresponsabilidad y desconocimiento prometía trasladar a más de 1000 animales en un plazo poco mayor a un año. Y que además proponía una serie de ambiciosas intervenciones arquitectónicas y un esquema de negocios con criterios que, ahora, se ponen en duda.

Esas parecen ser las claves de la reapertura anticipada del predio de Palermo. Y también, por qué no, comenzar a anunciar buenas noticias para salvar un año plagado de muertes de ejemplares, algunas sorpresivas, otras esperadas.

Nadie quiere decirlo, pero el proyecto liderado por el exministro Andy Freire fracasó en múltiples aspectos y se convirtió en una pesada herencia difícil de contrarrestar. En el ecoparque, las palabras se utilizan cuidadosamente para caracterizar el plan inicial. Hay pocas frases, pero los gestos son elocuentes. "Ahora tenemos una propuesta de calidad ambiental, que gira en torno del bienestar animal", dicen en Palermo. "Antes se miraban otras cosas: por ejemplo, las concesiones de los edificios históricos", agregan. ¿Será por eso que en el tratamiento de la ley se debieron bajar de 21 a 15 los espacios por privatizar?

Mostrar los primeros resultados de un plan modificado, gestionado puertas adentro del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, con el aval del jefe de gobierno, parece ser el camino elegido para la reapertura gradual del ecoparque. La senda correcta después de tanta información imprecisa sobre el destino del predio y, sobre todo, de los animales. Esa es la última cuenta pendiente: garantizar el bienestar de los ejemplares y concretar los traslados previstos. La elefanta Mara, que espera viajar a un santuario de Brasil, es el próximo gran desafío.

MÁS LEÍDAS DE Sociedad

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.